Buscar
  • Sewa Tomteme

LA PITAYA MÁGICA

Un día, el cochito Ili Kowi escuchó que en el desierto había una Pitaya deliciosa, pero esta, no era una pitaya cualquiera, era una ¡Pitaya mágica!, la podías comer y volvía a renacer, aquel que la comía podía obtener el privilegio de la felicidad.



Vibirita la víbora del desierto, también se enteró de la existencia de la pitaya mágica y fue en busca de ella. En el camino se encontraron Ili Kowi y Vibirita, las dos querían la Pitaya pero para ellas y no estaban dispuestas a compartirla.

Por la mañana, en el camino Ili Kowi cayó a un hoyo ligeramente profundo, esa era la oportunidad para que Vibirita lo dejara y pudiera obtener la pitaya mágica.



-¡Adiós Ili Kowi, fue un placer conocerte!

Ili Kowi quedó muy triste.

Cuando Vibirita estaba cerca de la pitaya mágica se enredó entre unas ramas y estas provocaron que cayera un tronco encima de ella, Vibirita quedó atrapada y gritaba

-¡Aupppsilio, aupxiliooo!, ¡sssss, ssss…!

La tarde comenzaba a caer y el enorme sol rojizo del desierto comenzaba a despedirse del día.



En eso, un niño que pasaba por allí vio a Vibirita atrapada y no dudó en ayudarla. Cuando esta quedó libre, el niño le preguntó:

-¿Qué haces por aquí?

-Primero que nada muchas gracias por liberarme, estoy buscando una pitaya mágica y me dijeron que estaba por aquí cerca.

El niño comenzó a carcajearse mientras Vibirita lo miraba con extrañeza.

Mira- le dijo el niño a Vibirita- , aquí en mi pueblo, nosotros le llamamos “Pitaya mágica” a la amistad. Hacer buenos amigos nos da muchas satisfacciones y cierto es que es tan grato como probar este gran alimento del desierto que es la pitaya, convivir y ayudarse es el renacer constante de una gran amistad y allí está uno de los grandes secretos de la felicidad.

Vibirita vio que se ponía el sol y le dijo al niño inmediatamente y presurosa:

-Ayúdame a salvar una pitaya mágica!

Vibirita y el niño, fueron al pozo donde estaba Ili Kowi y en labor de equipo lograron rescatarlo.

Desde ese día los 3 se convirtieron en grandes amigos, habían encontrado “La Pitaya mágica”

32 vistas